La obesidad, limita su tiempo de vida.

La responsabilidad del peso de la mascota recae en su propietario, por lo tanto, no le suministre a su perro los alimentos que usted ingiere. Esto podrá ocasionarle un problema severo de obesidad y repercutir en su tiempo de vida.
 
Organizar paseos de 30 minutos aproximadamente, todos los días, o un mínimo de dos o tres veces por semana, ayudará a que su mascota evite o controle el sobrepeso, permitiéndole ser más equilibrado y estar más contento.
 
 
El exceso de peso reduce en ocasiones considerables, la esperanza de vida del animal y también, su nivel de comodidad, debido a que la obesidad genera problemas respiratorios, cardíacos, musculares, articulares, óseos, luxación de la rotula, diabetes y una menor resistencia a las infecciones. Asimismo, agrava los problemas de displasia de cadera. 
 
Por otro lado, se debe tener en claro que los caninos obesos pueden resistir a la insulina, lo que significa que el tratamiento que se le coloque a cualquier enfermedad será menos eficaz y que las dosis requeridas serán más grandes. El sobrepeso incrementa los niveles de riesgo a la aplicación de anestesia. 
 
Es oportuno considerar que a nivel del aparato reproductor, el animal puede presentar problemas en la capacidad reproductiva, alterando las concentraciones hormonales o la viabilidad del esperma. Su vitalidad disminuye, lo que hará que la mascota requiera de mayor esfuerzo físico para ejecutar cualquier actividad y, a su vez, presentará reacciones como pereza, haciendo que la mascota pase mucho más tiempo durmiendo, convirtiéndolo en un animal sedentario.
 
La obesidad no es más que una enfermedad nutricional muy extendida que se caracteriza por el exceso de peso, es por ello que es importante administrar alimentos específicos, adecuados a su edad, estado y actividad.
 
¿Qué hacer? 
 
1.- Evite dejar a la disposición de su mascota, alimentos demasiado apetitosos como huesos, carnes, pan y cualquier alimento de uso humano. 
2.- Trate de no distanciar tanto el tiempo entre las comidas, pues sólo conseguirá que su mascota coma en exceso para no sentir tanta hambre.
3.- No habitúe a su perro a los alimentos que contengan muchos niveles de azúcar o de sal, ya que estos pueden incidir en las valoraciones médicas que se le hagan de su mascota. 
 
Antes de iniciar cualquier tipo de dieta para adelgazar a su animal, es necesario efectuar un reconocimiento médico del estado de su salud, que incluya los análisis de sangre, con el fin de determinar el origen de la obesidad.
 
Un perro no podrá adelgazar, es decir, estar menos alimentado, si su propietario no está convencido de las razones por las cuales debe bajar de peso, cuanto más glotón sea el animal y cuanto más habituado esté a comer en exceso, este pedirá comida con frecuencia, pero es responsabilidad de su propietario mostrarse recto e inflexible ante lo anteriormente expuesto.  
 
El proceso de adelgazamiento será lento (entre dos o tres meses como mínimo), es imprescindible que el propietario colabore al máximo y que lo haga durante todo el tratamiento, suministrando sólo el alimento de dieta, sin incorporarle complemento, como pan, galletas y otros alimentos. Para ello tendrá que estar plenamente convencido y muy motivado. 
 
El principio de un régimen de adelgazamiento consiste en no cubrir más del 60 % de las necesidades que tendría el perro durante la etapa de mantenimiento, si su peso fuese el ideal, las raciones deben dividirse en pocas cantidades de dos o tres comidas diarias. Resulta más sencillo prevenir la obesidad que curarla.
 
¿Cuándo se está en presencia de obesidad?
 
Por lo general, se habla de obesidad cuando existe un exceso del 15% más de peso corporal, mientras que el sobrepeso está confirmado en el momento en que excede un 25 % y se debe a la ingesta excesiva de calorías con respecto a las necesidades del organismo.
 
La falta de ejercicio, en unión a una mayor cantidad de alimento del que realmente debe ingerirse, serán las razones de la gordura de su mascota. Sin embargo, existen ciertos desequilibrios endocrinos, como el hipotiroidismo y el Síndrome de Cushing que pueden desencadenar la obesidad, aunque las comidas del animal no sean excesivas. 
 
La castración en los machos y la esterilización en las hembras pueden generar un aumento de peso significativo. Las mascotas que se alimentan con comidas caseras, sobras de mesa o golosinas, tienen una mayor probabilidad de padecer de esta enfermedad, que puede limitar su tiempo de vida 
 
 

Por: Yubián Ruiz

e-mail: gentelonuestro@gmail.com


Post recientes


  • post-img

    La obesidad, limita su tiempo de vida.

    03/05/2017
  • post-img

    Malecón 2000

    03/05/2017
  • post-img

    Padre en forma

    03/05/2017